Bogotá negativa

Bogotá 29 de abril de 2008

Señora:
Catalina Ramírez Vallejo.
Secretaria de Cultura, Recreación y Deporte.
Bogotá Distrito Capital.

Reciba cordial saludo.

Sé de ante-mano que usted no tiene responsabilidad en los procedimientos que
generaron la situación que mencionaré.

La Gerencia de Artes plásticas del Instituto de Cultura desarrolló durante años
un buen trabajo que benefició a los artistas, a las personas del sector y al
público en general no solo de Bogotá, sino, de todo el país.

Por favor, asuma rápida y públicamente el control de la actual Gerencia de Artes
Plásticas de la Secretaría de Cultura, para que se acabe allí, la “Bogotá
NEGATIVA”.

Su servidor.
Antonio Caro.
P/D. Haré pública esta carta.

Debate Alzate >
http://esferapublica.org/nfblog/?p=1230


Los diplomáticos del sur (capítulo xxxii)


Los diplomáticos del sur
capítulo xxxii

“¿dónde estaban los curadores de esa exposición [Displaced] cuando retiraron la obra de Wilson Díaz? Mejor dicho, ¿dónde estaban cuando era necesario representar y defender los derechos de alguien en un pleito? Y no me refiero únicamente a Maria Clara Bernal y Karen MacKinnon, quienes solamente debían cuidar de los intereses de sus artistas, sino también a la labor de curadores que debió haber ejercido la Universidad de los Andes y su Departamento de Artes y Humanidades, a quienes les corresponde representar y defender los derechos de sus integrantes, de sus profesores, de representar y defender los derechos mismos de la palabra Universidad, un lugar que se supone está hecho entre otras cosas para poder decir cosas.”
Yo asistí a la charla titulada “Los diplomáticos del Sur”
—Gustavo Niño [publicado en González #85]

“Usted tiene derecho a guardar silencio” es una frase recurente en algunas películas o teleseries sobre la ley, pero una persona, o un profesor en este caso, no debería guardar silencio si su palabra representa a otros actores o si su silencio e inacción contribuyen a que un espacio (para el diálogo y el debate como lo es la universidad) quede en duda.

La curadora de Displaced ha preferido no hablar y ha limitado su acción a los deberes de un gestor cultural, es decir, preocuparse de que las obras sean devueltas a sus propietarios. En debates, como el foro de internet esfera pública, o en debates académicos, como el Ciclo de conferencias Modus Operandi “Arte y Poder”, la curadora ha preferido no participar y la voz de la universidad ha sido representada por un grupo de profesores y estudiantes que han escrito sobre este asunto; pero quedan por escribir muchos capítulos sobre esta novela de arte y poder y, ante el silencio de una de las actrices principales, es necesario que otros sumen sus versiones sobre los eventos para que, por ejemplo, algunas afirmaciones temerarias sobre el rol de la universidad, como las que hace Gustavo Niño en su texto, sean sopesadas con información adicional sobre los hechos. Es importante anotar que desde que se supo de la acción de censura y secuestro del embajador Carlos Medellín, la Universidad de los Andes, representada por la Decana de Artes y Humanidades, la Directora del Departamento de Arte, el Vicerrector y el Rector, ofrecieron su apoyo a la curadora, la profesora María Clara Bernal. Y, para sumar más datos a esta novela, retransmito un informe sobre una reunión que hubo entre un grupo de profesores interesados por este caso y el Rector de la Universidad de los Andes:

“La reunión fue en la oficina del rector y comenzó con un apunte casual de Carlos Angulo en que dijo: “¿Y de qué vamos a hablar?”. La charla fue informal, pareció un consejo de Facultad o Departamento.

El rector leyó la carta que envió el Ministro de Relaciones Exteriores, Fernando Araujo, a la universidad donde, en resumen, amparaba la decisión de Carlos Medellín bajo el supuesto de que por ley los funcionarios están impedidos a verse involucrados en cualquier actividad que sirva de promoción a la guerrilla y además afirmó que la universidad de los Andes “avaló” la exposición. En ningún momento el ministro acepto que él mismo “avaló” la exposición con su texto de introducción en el catálogo —omitió esa información— y en cambio si resaltó que la exposición “Displaced” era parte de un programa “para las artes y la cultura”; cuando en realidad, lo único que iba a hacer el ministerio era pagar por el transporte de las obras.

La carta de respuesta del rector de la Universidad de los Andes se limitó a recordarle al ministro el carácter académico de la exposición y que la curadora es miembro activo de la universidad y para ello citó un aparte de la Misión de la universidad, creo que fue aquel aparte que dice: “La Universidad de los Andes es una institución autónoma e independiente que propicia el pluralismo, la diversidad, el diálogo, el debate, la crítica, la tolerancia y el respeto por las ideas, creencias y valores de sus miembros.” Esta “jugada” la hizo el rector para restarle efecto al uso de la palabra “avaló” que uso el Ministro de Relaciones Exteriores en su carta para inferir que se podía excluir al Estado de toda responsabilidad por los contenidos de la exposición (nuevamente, eso explica porque el Ministro no menciona nunca su texto de presentación del catálogo de “Displaced” donde habla de “la interesante visión que proponen María Clara Bernal y Karen Mac- Kinnon”)

El rector hizo un comentario que causo extrañeza entre algunos de los asistentes a la reunión cuando dijo, palabras más, palabras menos, que “si él fuera el Ministro, él no habría apoyado la exposición”. Esto fue interpretado como una manera de decir que la universidad no iba apoyar exposiciones, investigaciones o “arte” que tuviera incidencia o repercusiones políticas; sin embargo, en el diálogo con el rector se aclaró que el Rector se refería a que él no podía determinarle a la universidad un sesgo político específico, una política de decir “esto sí y esto no”, eso lo determina cada miembro, departamento o facultad, pero él, como Rector, no puede avalar un producto, desde la Rectoría, que pueda tener efectos que le determinen a la universidad una marcada agenda política de interlocución interna o externa —de hacerlo así estaría imponiéndole una agenda política a la misión de la Universidad de los Andes. Cómo lo veo, el Rector lo que hace es mantener el margen de acción abierto y a discreción de cada facultad, departamento o miembro de la universidad: se entiende que inclinar la balanza o cerrar la apertura hacia un sitio o hacia otro envía una señal o una preferencia que le resta oportunidades a la pluralidad y diversidad al pensamiento.

Dos cosas quedaron claras, la carta del Ministro llegó sin que nadie la pidiera y no llegó dirigida a María Clara Bernal sino al rector de la universidad (“explicación no pedida, acusación manifiesta”). Lo otro es que la carta que emitió la universidad ampara a la profesora y la respalda ahora y a futuro como miembro de la institución. El rector hizo énfasis en que, en el proceso de devolución de la obras desde el Reino Unido hacia Colombia, María Clara Bernal use el apoyo legal que le ofrece la universidad para gestionar ese proceso a través del Ministerio de Relaciones Exteriores (que en teoría las debe devolver asumiendo ellos los costos).

A mi manera de ver una tercera cosa quedó clara y lo expresé hacia el final de la reunión: así como algunos funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores fueron negligentes al revisar si la exposición se adaptaba a su programa de “propaganda” a través del “Programa para las artes y la cultura”, la curadora de la exposición le dio, a pesar de si, un carácter estatal a la exposición al permitir que el texto de presentación de “Displaced” fuera hecho por el ministro; esta experiencia debe ser recordada para futuras situaciones de convenio en donde es importante que el curador, el investigador o el artista cuiden los límites de sus propuestas, respondan por ellos y no permitan que, por ingenuidad o condescendencia, ciertas interferencias desdibujen el sentido de lo que se plantea.

Por último, es de resaltar que el Rector esta bastante informado sobre el caso y que en un momento trajo a la conversación el texto escrito por Michele Faguet y publicado en Esfera Pública donde se ponía en duda la validez del enfoque de la exposición llamándola ““fórmula anacrónica del multiculturalismo noventero” y también señalando que su texto había sido mal traducido —a esto el rector adujo que entonces no se estaría hablando sólo de censura sino de autocensura.…”

—Lucas Ospina

publicado en González # 86
publicación completa >
http://esferapublica.org/gonzalez86.pdf


carta de los artistas al ministerio de relaciones exteriores

Esfera Pública

Anexo Carta – Documento, enviado en enero 2008, a la Cancilleria, firmada por la mayoria de los artistas participantes de la Exposición DISPLACED.

Desconozco si hubo respuesta por parte del Ministro.

Cordial Saludo

Alberto Baraya


Versión en pdf
para leer, pulse >
http://esferapublica.org/10cartaminrex.pdf


el rincón de la crítica

http://www.youtube.com/v/tA8tILOd0q0

El rincón de la crítica busca establecer un canal de comunicación interdisciplinario entre los artistas y la gente con el fin de activar discusiones (en diversos niveles y de diferentes temas) entorno a la práctica artística actual. Para conseguir este objetivo se han establecido variadas estrategias: un programa simulado de televisión donde se invitan artistas a discutir con los miembros del colectivo y el publico asistente; la exhibición de obras y/o documentos en unos portarretratos y un marco que adornan el set del programa y la colocación de “el Buzón del rincón”, diez buzones diseñados especialmente para instalar en rincones de diferentes espacios estratégicos de la ciudad a nivel cultural.

El set de television consta de cinco laminas de madera que en su totalidad tiene las dimensiones de 240 cm de alto por 6m de largo, dentro de las cuales es ubicado un mobiliario para recibir diferentes artistas invitados a hablar sobre su trabajo o sobre algún tema en especial, el set es también un espacio de exhibición de obras y para ello se han establecido 4 lugares, que son: el marco central, la lamina lateral, el portarretratos y la repisa posterior, estas obras invitadas eran presentadas en una seccion del programa.

para más información e imágenes del Rincón de la crítica, pulse aquí


Conversatorio en la Tadeo


"…y como para qué arte de qué…"

una ojeada informal a los salones regionales de artistas


Los invitamos a que nos acompañen al lanzamiento de la memoria audiovisual de los 12 Salones Regionales de Artistas realizada por Diego García Moreno. Tendrá lugar en el auditorio del Centro Cultural Gabriel García Márquez (calle 11 no. 5-60) el día martes 29 de abril a las 7 de la noche.

 


V COLOQUIO ARTE Y CULTURA CONTEMPORÁNEOS

CURADURIA  + INVESTIGACIÓN
ASAB EN EL AÑO IBEROAMERICANO DE LOS MUSEOS

FECHA: 8 de Mayo del 2008
LUGAR: Museo Nacional de Colombia. Auditorio “Teresa Cuervo”

ANTECEDENTES:

La figura del coloquio se ha hecho presente desde hace varios semestres en nuestro Proyecto Curricular de Artes Plásticas y Visuales, asignándosele dicho espacio al Subcomité de Investigaciones desde hace tres semestres. Tiempo en el cual se han trabajado temas como, Benjamin (Pensamiento Artístico), Arte al Margen y “Pensamiento Crítico-Pensamiento Artístico”; (Reflexiones sobre la crítica de arte en Colombia)

Estos coloquios se han caracterizado por el abordaje de problemáticas contándose con la participación de ponentes invitados, modalidad que se mantendría en la versión del presente período académico.

El Coloquio cuenta con un presupuesto reservado para Coloquio Arte y Cultura Contemporáneos, con la suma de 6.000.000 Rubro b. Gastos operativos académicos.3. Prácticas académicas.

JUSTIFICACIÓN Y OBJETIVOS:

Ubicar en el título de un evento la palabra “Curaduría” puede sobrecoger a algunos dada la envergadura histórica de dicho término, pero es precisamente nuestro interés estudiar el estado actual en que dicha práctica se ubica, no solo desde los espacios ampliamente legitimados sino además a partir de experiencias alternativas y renovadoras, las cuales, (aunque no sean ejecutadas por individuos reconocidos institucionalmente como “Curadores”), están inscritas en las prácticas curatoriales, proponiendo un replanteamiento del oficio. Estas prácticas están incluidas en el Coloquio como “Nuevas Curadurías”.

Es clara la relación, por demás necesaria, entre la investigación en artes y la curaduría. Relación que se complejiza al tiempo que se diversifican las formas de encuentro y diálogo entre el discurso artístico-cultural y la realidad contextual, así como se expanden los medios mismos con los que los artistas articulan sus propuestas y la manera en que las enfrentan a los espacios. Este coloquio se propone profundizar en dicha relación analizando los procesos,  metodologías y conceptos que conforman la práctica curatorial, haciendo énfasis en su dimensión investigativa.

El Subcomité de Investigaciones, desde hace varios semestres, ha asumido el Coloquio como espacio de encuentro entre diferentes prácticas exponiendo estas sus miradas en relación a la Investigación, pues es nuestro interés indagar la noción investigativa desde diferentes territorios y establecer un intercambio de experiencias y, por tanto, un enriquecimiento del tema.

Por otro lado se hace necesario proyectarse a prácticas que podrían ser posibles caminos profesionales en los que se desarrollen nuestros estudiantes, siendo uno de estos la curaduría. No son pocos los estudiantes, algunos incluso organizados como grupos de trabajo, que han evidenciado su motivación hacia la práctica curatorial. Este Coloquio les brindará un amplio espectro de miradas en este terreno además de profundizar en su aspecto investigativo, a partir de las experiencias mismas de los invitados. Pero, además de las posibilidades profesionales, es de tener en cuenta los componentes de curaduría que desde su procesos académicos el estudiante asume en los talleres, y que se evidencian principalmente en las muestras evaluativos. Por estos mismos procesos académicos es que es justificable la importancia del Coloquio para los docentes, pero más importante aún teniendo en cuenta que nos referimos a docentes artistas, interesados en poner a dialogar lo creativo con lo investigativo. En conclusión la curaduría se abre como un territorio a profundizar en una Facultad de Artes estableciendo conexiones con la investigación, la creación y la gestión, como funciones fundamentales.

En cuanto al problema de la Curaduría el propósito es analizar varias maneras de entenderla, desde lo institucional, lo alternativo, lo independiente, de manera que la discusión gire en torno a los cambios de dicha práctica, los cuestionamientos de paradigmas

PROGRAMACIÓN

8:30 a.m. Presentación del Coloquio e Inicio del Evento

9:00 a.m. MERCEDES ANGOLA

9:45 a.m. CRISTINA LLERAS FIGUEROA. CURADORA MUSEO NACIONAL DE COLOMBIA. Reflexiones de curaduría en el montaje de una exposición. Análisis de caso: Marca Registrada.

10:15 a.m. JOHN CASTLES.

11:00 a.m. RECESO.

11:15 a.m. MARIA ÁNGELA MÉNDEZ (CURADORA INDEPENDIENTE). Nuevas Curadurías. Experiencias curatoriales alternativas y miradas internacionales.

12:00 m. GALERÍA “AL CUADRADO”. Nuevas curadurías.

12:45 SESIÓN DE PREGUNTAS

***
RESPONSABLE: Adrián E. Gómez. Coordinador del Subcomité de Investigaciones